Valle Salado de Añana (Álava)

La sal, u “oro blanco”, es la única roca comestible por el ser humano. Se lleva utilizando desde la antigüedad hasta nuestros días para diferentes fines: conservar alimentos, quitamanchas, limpiar el cobre, cocinar, usos industriales y ganaderos, deshielo de pavimentos, balnearios e incluso fue utilizada como salario (“salarium” en latín) para pagar a los legionarios romanos. Por ella se han generado guerras para controlar los depósitos salinos y los mercados de la sal. Por ésto y más, hoy dedico éstas líneas a la sal y más concretamente al Valle Salado de Añana.

vistas valle salado de añana

Vistas del Valle Salado de Añana.

Situada en la localidad alavesa de Salinas de Añana, a tan sólo 30 kilómetros de Vitoria-Gasteiz, nos encontramos con éste valle salino de más de 120.000 metros cuadrados de extensión y 6.700 años de historia.

El conjunto arquitectónico cuenta con más de 5.000 eras, 767 terrazas, 2.040 muros, 848 pozos y 248 almacenes de sal. El medio para obtener la sal en Añana es a través de la evaporación por medio del sol. Cuatro manantiales proporcional el agua salada al valle con un caudal constante de unos tres litros por segundo. La salinidad es superior a 200 gramos por litro (para hacernos una idea el Mar Muerto tiene una salinidad de 350 gramos por litro).

sal y eras valle saladoLa forma de trabajar aquí la sal ha sido la misma durante décadas. La salmuera que brota de los manantiales es conducida por canales de madera hasta los pozos que cada salinero tenía en sus granjas.

canal de salmuera

Canales para trasportar la salmuera

Éste agua se vertía en las eras (plataformas de evaporación) y se removía regularmente hasta que el sol dejaba al descubierto la sal, la cual era guardada en los almacenes hasta el final de temporada. Por último se transportaba fuera de las salinas para su comercialización.

almacén de sal en añana

Los almacenes de sal

Los orígenes del Valle Salado de Añana

Para ellos tenemos que remontarnos hasta la prehistoria, más concretamente unos 6.700 años atrás. Los estudios y hallazgos arqueológicos en el Valle Salado de Añana nos relatan que la primera forma de obtención de la sal no era a través de la evaporación solar. La salmuera era colocada en ollas de cerámica y calentadas al fuego. Una vez evaporado el agua se rompían las vasijas para extraer la sal.

terrazas en el valle salado

Las “terrazas” y “eras” en Añana

Cuando el norte peninsular formó parte del Imperio Romano, en torno al siglo I a.C. , cambio la forma de trabajar en el valle. Se comenzaron a construir las primeras eras con arcilla apisonada y la obtención de la sal formó parte de las condiciones meteorológicas y no del fuego. Ésto hizo que la evaporación solamente fuera posible en los meses de verano. A unos seis kilómetros de Añana se construyó “Salionca”, una ciudad que daba cobijo a la población que explotaba las salinas. El yacimiento romano de Salionca es conocido hoy en día como “Las Ermitas”.

detalle sal añana

Detalle de la sal acumurada en los canales

Una vez entrada la Edad Media, entre el siglo VIII y X, se abandona la ciudad de Salionca y la población se establece en aldeas independientes alrededor del Valle de Añana. Se crearon al menos seis aldeas: Fontes, Terrazos, Villacones, Villanueva, Olisares y Orbón (recogidas en los textos del s. X y XI). Éste sistema de aldeas perduró hasta el siglo XII, cuando en 1.114 es abandonado para fundar la primera villa de la Comunidad Autónoma Vasca que con el tiempo adoptó el nombre de Salinas de Añana.

valle salado de añana

Visitas guiadas al Valle Salado

Para disfrutar del Valle Salado de Añana es necesario reservar una visita guiada. A parte de la visita normal al Valle Salado (7€/persona) también tenemos otras visitas ampliada a los manantiales (9€) y cata de sal (9€). Para los más pequeños podremos disfrutar de un taller salinero (7€) o disfrutar de su Spa salino (2€) para experimentar los beneficios de la salmuera. Así que ya no hay excusa para pasar un día inolvidable.

panorámica valle salado de añana

 

Visitas Conjuntas:

Existe la opción de hacer visitas conjuntas uniendo el Valle Salado de Añana con: Catedral de Santa maría, bodega Marques de Riscal, Torre de Fontecha, Jardín Botánico de Santa Catalina o incluso recorrer las salinas en SaltWay.

Para más información visita la web del Valle Salado.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.